EL BALCÓN

porque desde allí Usted podrá apreciar la belleza y los encantos que la naturaleza nos ofrece en sus distintas tonalidades, para cada  estación del año, desde el rosado atardecer del verano y los amarillos y ocres del otoño, el frió invierno, la nieve para contemplar desde las acogedoras y calidas cabañas,  a través de los ventanales como vidrieras a las montañas, y la extraordinaria  llegada de la primavera con la fuerza de la savia viva de la vegetación, cotejar el brote de los árboles, sus distintos verde y los armoniosos perfumes y colores de las flores.